La tecnología puede contribuir a hacer la educación más accesible